lunes, 16 de septiembre de 2019

Estrenando la camper!

Llevábamos tiempo buscando este coche, barato, poco gastón, práctico y grande. Cuando por fin lo encontramos lo equipamos con un somier de la empresa LikeCamper que se dedica a la fabricación de camas desmontables para coches y un colchón de 135x190.

Además le añadimos unos aislantes para las ventanas y no despertarnos con la luz del amanecer, fabricados a medida en la empresa micamper de Madrid cerca de cobeña.





Tenemos pendiente comprar una neverita y el baúl de techo porque el maletero se queda pequeño con la cama metida, pero eso será para el año que viene seguramente ;)

Por fin este finde nos animamos a estrenarla y como no teníamos muy claro donde ir, la gota fría eligió por nosotros. Nos fuimos a Cantabria que era el único sitio donde no había previsión de lluvias paradójicamente.

Nuestra primera parada para comer fue en el parking de Cucabrera con vistas a la playa de Galizano, muy cerca de Langre. Un sitio remoto muy tranquilo donde solo había un coche a medio día, y además con unas vistas de 10.





Por la tarde bajamos a la playa y aprovechamos para darnos un bañito y practicar un poco de bodyboard (Ya casi ni me acordaba). Irema no se atrevió a mojarse el pelo y eso que no estaba tan fría el agua del cantábrico como recordaba.

Antes de cenar nos acercamos al faro de Ajo que hay que pagar 1€ por persona solo por pasar pero mereció la pena ver el atardecer al lado del faro.





Por la noche nos fuimos a un restaurante de Somo que se llama "Las tablas", las zamburiñas increíbles y las rabas espectaculares pero el plato fuerte fue el centollo que a pesar de no ser mi plato preferido estuvo delicioso.




Al día siguiente amanecimos en el parking de Cucabrera y rodeados de unas cuantas caravanas y furgonetas a pesar de estar prohibida la acampada en ese parking. Tomamos dirección a Bárcena Mayor y dejamos el coche en el parking que cuesta 2€ todo el día.




El pueblo es de película, muy parecido a Santillana del Mar. Un entorno rodeado de montaña con las casitas típicas de piedra de la zona, además, si bajas a la zona del río Argoza puedes hacer una foto de postal.




Aquí aprovechamos para comer el típico cocido montañés de la zona y un chuletón de 1Kg, junto con vino y postre todo 50€ para dos. La comida espectacular pero estaba hasta arriba el restaurante (La solana) y tardaron en atendernos una media hora. Si fuera un sitio mas tranquilo hubiera sido una experiencia buenísima pero el ambiente no era el propicio para el descanso después del ajetreo del finde. También destacar que comimos a reventar, lo normal en el norte de españa. Del puchero del cocido comían perfectamente 5 personas, dejamos la mitad y dejamos hueco para el chuletón.





Para ser la primera escapada ha estado muy bien, y muy divertida. Tenemos que mejorar el tema logístico porque con el poco espacio que queda debajo del somier hay que ser muy organizado o pasas un buen rato metiendo y sacando trastos.

Ahora a preparar el siguiente finde que si todo va bien tendremos 4 días para disfrutar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario