jueves, 17 de octubre de 2019

Escapada a Torrox en la camper

No queríamos que se nos escapara la oportunidad de estirar el verano hasta el 12 de octubre así que decidimos aprovechar el tiempo del sur para hacer una última visita a la playa, destino...Málaga!





La cosa no empezaba mal, en nuestra primera parada para repostar nos encontramos con Omar Montes, como no, fotito con Irema que se vuelve loca cuando ve a un famosete.



Después de 5 horas de viaje llegamos a Torrox-Costa con ganas de repetir un espeto como la última vez que lo visitamos en el chiringuito "Moreno y Sol". Por desgracia, estaba cerrado por reforma pero en el chiringuito de al lado "Chiringuito las palmeras" nos pusimos las botas.




La primera noche la pasamos junto al faro, había un parking grande y una playa con permiso para perros junto en la zona por donde desemboca el río. Nos dio tanta confianza la zona que los dos días dormimos ahí. Además las playas cuentan con duchas y baños públicos y en algunas zonas duchas en aseo por lo que es un sitio ideal para acampar con la camper.

El sábado por la mañana nuestro destino era cala del cañuelo en Maro, pero el autobús que baja en octubre no está disponible por lo que lo descartamos y nos fuimos a buscar una calita. Una que nos pareció preciosa desde arriba intentamos acceder a ella pero como era muy escarpada e Irema iba con sandalias tuvimos que dar media vuelta y buscar algo mas accesible.




Por fin encontramos una playa donde pasar la mañana, la playa de Maro. Después de pasar aqui la mañana haciendo snorkel y tomando el sol nos fuimos a pegarnos una buena comilona en el chiringuito Mauri, todo un acierto. Comer a pie de playa con buen ambiente, buen clima, bien atendido y barato no tiene precio.




Por la tarde nos quedamos en una playa cerca del chiringuito en Nerja. Por suerte había algo de oleaje, demasiado para ser el mediterráneo y con viento de levante, y me permitió pasar una tarde divertida de bodyboard.







Por la noche tampoco paramos, nos fuimos a Torre del Mar y visitamos los míticos bares "La Cueva" y "El negri" donde aprovechamos para comer rosada frita y algo de marisco. De postre como no, un heladito.



La mañana del domingo íbamos a ir a la playa pero al final nos decantamos por el turismo rural y fuimos a ver Frigiliana, uno de los pueblos mas bonitos de España. A pesar del calor combinado con unas cuestas de infarto, las vistas y la decoración eran idílicas.










Comimos unas tapas en "La esquina de los bandoleros" y de vuelta para Madrid. Un viaje de esos que parecen 5 días pero en realidad han sido 2.




A por el siguiente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario